¿Tienes HERIDAS EMOCIONALES por SANAR? - Elige una carta a primera vista




Cuando nos referimos a las heridas emocionales no sólo nos referimos a las causadas por las personas que nos rodean, también hace referencia a los daños causados por nosotros mismos, pues somos responsables de muchos de eso vacíos y limitaciones personales.  Elegí una carta y descubre qué herida emocional te falta sanar.

Nuestros pensamientos también nos causan daños, es importante reconocer nuestras emociones y aprender a gestionarlas, porque de lo contrario te convertirás en una máscara muy alejada de como tú eres en realidad.

Lee Tambien: Recarga tu Alma y llénate de Sabiduría con estos PENSAMIENTOS POSITIVOS


Carta nº1

La herida que aún arrastras en tu corazón es la del abandono, probablemente viene de tu niñez. Quizás cuando pequeño sentías no ser tomado en cuenta. Sin importar si pasó o no, es importante a partir de este momento sentirte parte de la vida, tienes derecho a todo, y personas a tu alrededor te quieren. Ya no estás sol@, te tienes a ti misma@, y eso es para siempre.

Carta nº2

La injusticia es una herida profunda, muchas veces aparece en tu vida y no te deja ser 100% feliz, porque te pones rígido y autoexigente, no quieres fallar en nada. Permite sanarte, eres un ser humano maravilloso, y debes tomar en cuenta que no existe la perfección, los demás te aman tal y como eres, si cometes errores, es parte de la vida, lo que nos hace más humanos. De los errores también se aprende y hay crecimiento.

Carta nº 3

La traición es una herida muy profunda en tu corazón y alma. Un tip para que no vuelva a ocurrir, es ocupar las herramientas del control y de la coraza. Controlas todas las situaciones, para que nadie te vuelva a herir, y usas una coraza y así nadie te conoce realmente.

Seguro que te interesa: Recibe DINERO INESPERADO con estas poderosas AFIRMACIONES

Una vez que descubre qué herida emocional te falta sanar, comienza a explorar a las personas que tienes cerca y a ti, te sorprenderá encontrar no solo personas lindas en tu camino, sino descubriera la fe y fortalece que mora en ti.


Fuente: El Librero de Gutenberg