Viaja con tu cuerpo de luz hacia la isla del amor

Viaja con tu cuerpo de luz, hacia la isla del amor

Esta relajación es una canalización por Eric Klein de una meditación de y con Sananda que puede encontrarse en el libro alemán Die Sananda-Connection, Assunta (1997)

Imagínate una pirámide de piedra suficientemente grande para que puedas entrar en su interior a través de una puerta. Entra.

Penetras en una pequeña habitación dónde se encuentra una silla en la que te sientas. Un poco de luz que viene de lo alto te ilumina, solo lo suficiente para que puedas ver y te sientas bien. Ponte cómodo. Estás en tu santuario. Es una isla en el interior de la negatividad y las vibraciones de la realidad tridimensional. No hay en esta habitación más que tu aliento, tu Yo superior.

Ahora haremos descender una pirámide de Luz y la sobreponemos a la pirámide de piedra.



Visualiza sobre ti tu cuerpo de Luz con las dimensiones exactas de la pirámide de piedra en la que estás. Esta pirámide de luz se sobrepone y penetra la pirámide piedra. Permítele descender al mismo tiempo hasta que te rodee completamente. Si no sabes visualizar bien – quizás eres una persona que siente, más que una que visualiza- no pasa nada. Simplemente respira, medita y siente. Imagina la sensación de esta pirámide de luz. Siente como el cuerpo de Luz activa te envuelve. Tu estas completamente en este cuerpo de luz. Estas como en una isla.

Vamos a salir de viaje en este vehículo Mercaba, con la ayuda de la visualización y del cuerpo entérico. Solo necesitas permanecer relajado y respirar.

Partimos de vacaciones. Mientras estas meditando, eres transportado. Si aun quieres sentir con más fuerza tu cuerpo de Luz, pídelo y recibirás lo que pides. Nos desplazamos a través de las dimensiones. Puede que te sientas aun tumbado aquí, pero estas igualmente viajando.

Siente ahora como vuelas y como desciendes. Aterrizas. Has volado a través de los aires y ahora aterrizas. Justo delante de ti se encuentra la puerta en el muro de la pirámide. Te puedes imaginar cómo vas hacia esta puerta, pasas por ella y te reencuentras sobre una bella isla del Pacifico Sur. Es un lugar de vacaciones solo para ti solo. Posees tu propia isla. Es una pequeña y bonita isla, justo para ti solo. La encuentras preciosa. El aire tiene una temperatura agradable. La luz es hermosa. El mar es de un azul intenso. El cielo azul. Vamos a quedarnos un poco en esta isla. Es una isla de sanación y de equilibrio, donde puedes ir cada vez que tengas necesidad.



Después que dejas la pirámide y avanzas en dirección a la playa, ves que esta isla tiene una característica única en su género, que la diferencia de todo lo que has visto hasta
ahora. La playa de esta isla está hecha de numerosos cristales.

Mientras vas caminando por la playa, ves todos esos bellos cristales puros. Los puedes sentir bajo tus pies desnudos, cuando caminas. Los continúas sintiendo hasta que desaparecen bajo el magnífico mar azul. Ve hacia el agua y siéntela bajo tus pies. Chapotea un poco en ella. Siéntela. Tu curiosidad despierta y te preguntas dónde estás. Decides explorar tu entorno. Deseas hacer un paseo por la isla y explorar sus playas.

Cuando bordeas la costa, observas que el color de la playa de cristal cambia. Se transforma y ahora es una bella playa de obsidiana negra. Caminas por ella. Sientes las piedras. Te sientas sobre ellas. Chapoteas entre ellas, las levantas y las tocas. Te tiendes encima y estiras tus piernas en el agua. Puedes experimentar como te plazca. Mientras lo haces y te mezclas en esta parte de la playa de obsidiana, tu primer chakra es abierto y purificado.

Sientes una energía de sanación. Un sentimiento de soltarse y relajación invade tu primer chakra. En esta piedra negra se encuentra un sentimiento de seguridad, de anclaje a la energía de la tierra, de unión con la tierra, de unión con la tierra y la energía.

Has experimentado durante un cierto tiempo, tu curiosidad se despierta de nuevo y deseas continuar el paseo. Llegas a una parte de la playa hecha de piedras color rojo fuerte. Son unos bellos granates. Sientes el placer del juego del agua sobre los granates y a la sensación de tus pies que reposan sobre las piedras. Es un bellísimo color que te atrae.



Deseas elevarte sobre esta playa roja, estirarte en ella, sentarte y sentir su energía.

Cuando lo haces, tu segundo chakra se relaja y se abre. Desde que la energía empieza a hacer efecto en ti sientes la relajación y el sentimiento de soltar. Tu cuerpo absorbe la energía y una sanación tiene lugar. Toda la tensión acumulada en esta parte del cuerpo es disuelta.

Tu curiosidad despierta de nuevo y te diriges hacia la próxima porción de playa. Caminas sobre una bella playa de citrinos de un amarillo resplandeciente. Son dorados. Mientras permaneces en esta playa, tu tercer chakra se abre. Sientes como esta maravillosa energía de curación te penetra y sube por el interior de tu cuerpo. Sientes como esa energía equilibra y alinea completamente los chakras inferiores. Toda tensión a desaparecido.

Nos vamos ahora a otra playa. Está constituida en cuarzo. Su color es rosa. Es un bonito y puro cuarzo rosa, más puro que no habías visto hasta ahora. Mientras tus pies pisan la arena, sientes como se abre tu corazón. Sientes una expansión y un amor profundo se derrama en tu cuerpo. Estos sentimientos de canalizan desde tu corazón, atraviesan los chakras inferiores, llegan hasta las piedras y finalmente penetran en la tierra. Toda tensión se aleja de tu corazón. Crece cada vez más. Se relaja.



Un sentimiento de amor y seguridad, de aceptación sin reservas y de confianza te atraviesa.

Observas que puedes totalmente dejarte ir a este sentimiento de confianza y a este amor.

Puedes dejar marchar los miedos y las preocupaciones, sabes que eres Uno, que eres amado y estás seguro.

Ahora, así que avanzas, te sientes verdaderamente libre y aliviado. Vas hasta la próxima porción de playa constituida de bellas piedras azules, casi flotando en los aires. Estas piedras son del color del Lapislázuli. Es un color rico y profundo.

Mientras te paseas sobre esta playa, notas que tu chakra de la garganta se abre. Sientes que la tensión de la garganta se relaja y desaparece. Te sientes Uno con tu corazón y tus otros chakras. Sientes el vínculo que existe entre el chakra de tu corazón y el chakra de la garganta. Él te devuelve tu libertad de expresión. Puedes sentir como la energía de luz azul de estas piedras rodea tu cuello. Tiene un efecto ampliador y liberador.

Avanzas en dirección a la próxima porción de playa. Ves unas bellas amatistas. Su color es violeta intenso. Encuentras esta playa particularmente bella. Deseas sentarte y sentir el agua sobre tus pies. Cuando lo haces, sientes que tu tercer ojo es activado y abierto.

Puedes ver la luz en ti. Puedes ver la bella luz que emite pulsaciones y viene hacia ti en oleadas. Sientes las olas de luz, así como las olas que acarician tus pies. El centro de tu tercer ojo será purificado. Será abierto y perfectamente equilibrado, alineado y unido a los chakras de tu corazón y de la garganta.

Mientras avanzas a lo largo de la playa, observas que hiciste el viaje a la isla y que ahora volviste a la playa de cuarzo puro. Las experiencias en esta playa serán ahora intensificadas por la obertura del chakra coronario.

Mientras estas sentado o tendido sobre estos cuarzos, sientes hasta qué punto te notas equilibrado y relajado gracias a la energía de la luz que se derrama a través de tu corona (la parte más alta de la cabeza) y a través de todos los chakras. No sientes ninguna tensión en tu cuerpo emocional o en tus chakras. Simplemente respiras y te notas equilibrado y sano.



Concentra ahora tu atención sobre tus huellas. Sigue estas huellas en la arena, ellas te devuelven a tu vehículo en forma de pirámide. Sabes que puedes hacer este viaje cada vez que lo desees, sobre todo cuando tu cuerpo emocional tenga necesidad de ser sanado. Si tienes necesidad de vacaciones, todo está ya reservado para ti. Sabes que puedes regresar cuando quieras a esta isla. Puedes regresar, explorarla y pasar el tiempo que tú quieras sobre una parte de la playa en particular, o sobre todas las partes.

Es ahora tiempo de regresar a tu pirámide y sentarte de nuevo. Sientes como se cierran las puertas.

Eres de nuevo rodeado de esta bella luz clara. Permites a la pirámide de luz que descienda sobre ti. Cuando esta concuerda perfectamente con la pirámide de piedra estás listo para regresar. Simplemente respira y serás devuelto.

Ahora te lo digo, querido, es tu isla del amor. Puedes en todo momento entrar en el santuario de tu pirámide de luz y hacer el viaje hacia el santuario de tu isla de amor. El equilibrio que tu consigues también tiene un gran poder de sanación para tu cuerpo emocional.

Tu pirámide se coloca ahora sobre la tierra y tu regresas a tu cuerpo físico. No obstante, sientes aun este bello equilibrio, esta relajación y esta apertura. Es el regalo que has ofrecido a tu cuerpo en el curso de tu viaje.

Puedes continuar la meditación mientras tu pirámide se eleva sobre el sol, despega y desaparece al lugar de donde ha venido.

Afirmación

Hoy acepto mi vida tal como   es.
Me acepto a mí mismo como lo que soy.
Acepto otros y otras, tal como son.

Yo irradio la Abundancia infinita.
Yo irradio la Abundancia infinita.
Yo irradio la Abundancia infinita.
YO SOY LO QUE YO SOY
YO SOY LO QUE YO SOY