Con tu pareja puedes Experimentar la hipnosis erótica

Dicen que el órgano más erótico es la mente y que el sexo, sobre todo para las mujeres, va más allá de lo físico. Por eso, la hipnosis, por su capacidad de guiar la mente, parece ser el mejor atajo para usar en pareja y lograr en conjunto, tanto placer como el que ambos imaginaron. Hipnosis de pareja, le llaman los profesionales en la materia.

“Es el hombre, en la mayoría de los casos, el que aprende a hipnotizar a su pareja. Y suele hacerlo a pedido de las mujeres, quienes prefieren recibir el placer primero”, aclara a Univision Trends Luis Zevallos, conferencista e hipnotizador profesional que le enseña al hombre cómo lograr que su pareja responda a ciertos estímulos como la voz, palabras o energía, “para liberarla del estrés en un día difícil, darle orgasmos múltiples o cumplir sus fantasías sexuales más íntimas”.

Imagine la siguiente escena. Su pareja llega a casa, se siente tensa, fastidiada. Lo nota y le dice: “¿Te puedo dar una mano?”- Sí, le contesta. Empieza la hipnosis para ella. “En un momento voy a darte la mano, y ya sabes qué pasa cuando te doy la mano así, ¿verdad?”. Usted continúa el juego sexual.

“Y con cada segundo, vas a ir más profundo, cada palabra que diga se va a sentir muy bien”. Es aquí donde empiezan los estímulos más directos. “A partir de ahora cada vez que diga “te amo” vas a sentir esto” o “vas a creer que yo soy un completo extraño, acabamos de conocernos y tú me deseas ya, ahora”. Su pareja empieza a ser parte de una fantasía que gusta, atrae y los complementa.

Para el experto Luis Zevallos, fantasías sexuales como hacer el amor con un desconocido, se logran en un terreno sano, sin exponerse a las consecuencias de hacerlas en la vida real, siendo infieles. Con la hipnosis en pareja, ambos desarrollan su propia creatividad, negocian fantasías o placeres, sin juzgarse. En este caso, el hombre saca provecho de ellas convirtiéndose en ese amante desconocido que pudo poner en peligro su relación.

Todos podemos hacerlo

La hipnosis es tremenda herramienta para entrenar al cuerpo. Por eso hay muchas personalidades, entre actores, deportistas o científicos que trabajan o han trabajado con hipnotistas. Desde Orlando Bloom, Tiger Woods, hasta Einstein. Todos podemos aprender a hipnotizar y evocar el uso artístico de la sugestión para el terreno personal, de pareja o sexual. ¡Nos tarda solo entre 1 a 2 días aprender! ¿Ser un experto? Como todo, varios ensayos de prueba y error.

En el entrenamiento mental, el hipnotista –entre otras cosas- enseña a su paciente a usar el lenguaje o relatar fantasías sexuales a su pareja adecuadamente. Aunque la hipnosis de pareja no solo se basa en conseguir placer, sino que le va a permitir llegar a nuevos niveles de intimidad y de conexión con él o ella, convertirse en esa persona especial.

En países como Estados Unidos, Argentina, Brasil y Perú, la hipnosis de pareja es una alternativa de juego y entendimiento sexual que difiere de la hipnosis clínica; creada para quienes buscan solución ante ciertos tipos de disfunciones sexuales como la imposibilidad de sentir placer o un orgasmo, por ejemplo. La consultoría o psicoterapia no están incluidas en la hipnosis de pareja que es, más bien, un complemento de juego.

¿El premio? La hipnosis de pareja ayuda a despertar y potenciar el apetito sexual por el ser amado. Las mujeres aprenden a abrazar más su naturaleza receptiva y los hombres su naturaleza dominante (por supuesto que los papeles se pueden invertir, de acuerdo a la pareja). En complicidad, la relación se fortalece y el acto sexual se vuelve cada vez mejor. Al parecer, ¡vale la pena contar hasta 3!


(univision.com)