MANEKI-NEKO - EL GATO JAPONÉS DE LA FORTUNA Y BUENA SUERTE



El maneki-neko es un amuleto japonés que trae buena suerte, fortuna, felicidad, abundancia... se trata  de un gracioso gato que nos invita a acercarnos a con su patita levantada a la altura de la oreja y con la palma hacía delante, gesto japonés para llamar a alguien y pedirle que se acerque a nosotros.
 
Este gato amuleto es muy querido por los japoneses y con frecuencia podemos verlo en cualquier establecimiento o casa japonesa, ya que se cree que llama a la prosperidad, la felicidad, el éxito o el dinero. Normalmente el maneki-neko usa la pata izquierda, que es con la que se supone atrae a los clientes, mientras que si levanta la pata derecha atrae al dinero y la fortuna. Hay algunos gatos que tienen ambas patas levantadas, pero a los japoneses no les gustan demasiado porque les da la sensación de querer abarcar demasiado, de estar haciendo trampas, por decirlo de alguna manera.

Del cuello del maneki-neko cuelga un pequeño cascabel que, se supone, ahuyenta a los malos espíritus, mientras que en la otra pata tradicionalmente tiene agarrada una moneda de oro ovalada del periodo de Edo llamada koban, símbolo de la fortuna y la prosperidad.

El origen del maneki-neko no está claro y existen muchas teorías al respecto. Para algunos, el dulce gatito fue creado durante la restauración de Meiji imitando el gesto que hacían las prostitutas para llamar a sus clientes en la calle mientras que para otros su origen se encuentra en una leyenda del santuario de Imado, en Tokio pero lo cierto es que la teoría más extendida sobre el origen del maneki-neko es la que podemos encontrar en el templo Gotokuji de Tokio. La historia cuenta que un gato, con sus señas, salvó la vida de un señor feudal de gran fortuna haciendo que dejara un árbol bajo el que se cobijaba y fuera hacia ese templo.
 
Cuenta la leyenda que un día, un señor feudal y hombre de gran fortuna llamado Ii Naokata, fue sorprendido por una tormenta mientras cazaba. El hombre se refugió en un árbol cerca del templo y, mientras esperaba a que amainara la tormenta, vio un gato que parecía hacerle señas para que se acercara a la puerta del templo.
El hombre quedó tan sorprendido que dejó el refugio que le daba el árbol para acercarse a al gato y verlo mejor, justo cuando cayó un rayó sobre el árbol que le había dado cobijo. Agredecido por haber salvado su vida, el hombre donó al templo campos de arroz y tierras de cultivo, financió las reparaciones del templo y éste prosperó y cuando el gato murió, recibió un solemne y cariñoso entierro en el cementerio para gatos del templo Gotokuji y se creó el maneki-neko en su honor.
 
Actualmente, hay varios tipos de maneki-neko, aunque el original blanco sigue siendo el más popular. Por ejemplo, el maneki-neko negro es especialmente bueno para ahuyentar a los malos espíritus, mientras que el rojo nos asegura una salud de hierro, el dorado muchísimo dinero y el rosa –una invención muy moderna– éxito en el amor.
 
En Occidente, el maneki-neko ha llegado sobre todo desde Estados Unidos, donde lo han adaptado a sus costumbres, cambiando la forma en que el gato mueve la pata. Mientras que el japonés lo hace con la palma mirando hacia abajo –como ya hemos visto, gesto típico de los japoneses para llamar la atención de alguien–, el occidental lo hace con la palma mirando hacia arriba, porque si no les parecía que el gato les estaba saludando sin más.

Cabe destacar, finalmente, que el maneki-neko se hizo muy popular en los barrios chinos de todo el mundo, así como en tiendas chinas de productos baratos, razón por la cual mucha gente cree que el gato de la suerte es un invento chino, y no japonés, como decíamos al principio.

Y por supuesto, aunque podemos encontrarlos de todos los tamaños y precios, con diseños clásicos y otros más modernos, son un regalo ideal si quieres mejorar la fortuna de tus seres queridos y de tus amigos.

TALISMANES CHINOS PARA BUENA SUERTE EN COMERCIOS Y NEGOCIOS




Los empresarios chinos son una interesante mezcla de astucia, inteligencia y superstición. Son muchas las cosas que hacen para aumentar las posibilidades de éxito y, generalmente hablando, tienen mucho éxito en los negocios.

Como es natural, utilizan el Feng Shui para colocarse en una posición ventajosa sobre sus competidores. También utilizan otros recursos que de igual modo parecen ser de ayuda. En Occidente podrán tildarse de supersticiones, pero cada vez son más los que ponen en práctica algunas de las ideas que han sido utilizadas en Oriente durante miles de años.

En Oriente es común ver ocho monedas atadas en serie con una cuerda roja que cuelga de la pared. Actúan a modo de talismán y se cree que atraen la buena suerte y la prosperidad. Además, la contemplación de las monedas es buena suerte y la prosperidad. Muchos empresarios llevan consigo una vieja moneda para atraer la suerte. Algunos incluso tienen monedas cosidas a la ropa para llevar una moneda vieja encima en todo momento.

Las monedas más extendidas datan de las dinastías Tang y Sung (618-905 d.C. y 960-1279 d.C.). Las réplicas de estas monedas se pueden encontrar normalmente en las tiendas de importación.

Con frecuencia, bellos trazos de caligrafía adornan las paredes de los locales comerciales chinos. Normalmente son sentencias concebidas para mantener al personal motivado y para atraer el dinero al negocio.

Las pinturas y las estatuas de los dioses chinos de la riqueza suelen estar colocados estratégicamente en los locales comerciales, una vez más, para atraer el dinero hasta el interior. Pero el que se ve con mayor frecuencia es Tsai Shen N'eh.

A veces también se pueden ver algunos Budas risueños, cuyos estómagos acarician con reverencia cada día los dueños del negocio para atraer la buena suerte.

Ninguna de estas cosas forma parte del Feng Shui, aunque en ocasiones se las asocie con él. Sin embargo, hacen que el dueño del negocio permanezca motivado y concentrado en el objetivo no sólo del beneficio, sino también de la riqueza y la abundancia.

EL FENG SHUI PARA EL ÉXITO - LA FORTUNA Y EL BIENESTAR




Todo el mundo quiere tener éxito en la vida profesional que ha elegido. Las novelas sobre riqueza y poder se venden bien porque permiten experimentar indirectamente el gozo de ser rico e influyente.

No todo el mundo quiere ser millonario, pero todos queremos tener un poco más de éxito del que ya tenemos.

El Feng Shui permite aumentar las posibilidades favorables, y puede utilizarse para generar mucho más éxito y felicidad en cada parcela de nuestra vida. Un buen Feng Shui ayuda a vivir y trabajar en armonía con los demás, lo cual reduce los obstáculos en la senda de la vida profesional.

Empecemos examinando nuestro entorno sirviéndonos de la Escuela de la forma. Busque el dragón verde y el tigre blanco en casa y en el lugar de trabajo. Si el entorno de su casa no es propicio para un Chi favorable, cámbiese de casa si es posible. Si no lo es, utilice los remedios pertinentes que aporta el Feng Shuí. Una vez que haya examinado el medio minuciosamente, haga una valoración más detenida del interior de su casa.

Empiece comprobando la dirección de las puertas más importantes: la puerta principal, la del dormitorio y la oficina o estudio.
Ponga un símbolo del Pa Kua sobre el plano de su casa y vea si estas puertas tienen una dirección positiva.



Puede parecer difícil de creer que cambiar la ubicación de una puerta sirva de algo, pero existen muchos casos documentados que muestran que ha ayudado enormemente. Por ejemplo, en Hong Kong muchos bancos tienen las puertas de acceso en ángulo con la parte frontal del edificio. Esto salva el problema de que el banco esté orientado en una dirección adversa.

A continuación, mire el dormitorio. Es de esperar que sea cuadrado o rectangular. Sí no, tendrá que aplicar algunos de los remedios del Feng Shui que daremos en este blog un poco más adelante. Procure que su dormitorio esté bien iluminado cuando no esté durmiendo. No tenga las cortinas echadas durante el día. Permita que entre tanta luz y aire fresco como sea posible. Esto adquiere particular importancia si lee o estudia en la habitación.

Coloque un Pa Kua sobre un plano de su dormitorio para determinar las mejores ubicaciones para su cama. Si desea el éxito, escoja las direcciones de la riqueza, la fama y la vida profesional, según le indiquen las aspiraciones del Pa Kua. Como es natural, éstas no son las mejores posiciones para elegir si persigue formar una familia, pero son los emplazamientos más adecuados para el éxito profesional y económico.

Si no resulta práctico, trate de acostarse con la cabeza apuntando en la dirección correcta. Esto permitirá que la energía correcta del Chi circule por el interior de su cuerpo mientras duerme. Hay dos posiciones sumamente negativas donde no se debe colocar la cama. No se debe dormir con la cabeza apuntando hacia la puerta. Si la cama está alineada con la misma pared de la puerta, no hay que dormir con la espalda hacia la pared.

En el Feng Shui, los mejores lugares son aquellos desde donde se puede ver a quien entre en la habitación. También es posible activar las mejores direcciones de la habitación con los recursos adecuados que ofrece el Feng Shui. Un Pa Kua, un espejo, un carillón o un objeto de cristal pueden ayudar a sacar el máximo de provecho de esta zona.

La colocación del tocador también es importante. Dado que es la es la dirección que se encara cuando uno se está preparando para salir a trabajar, conviene encarar una de las direcciones del éxito. La mayoría de los tocadores también tieen un espejo, lo cual aumenta la energía del Chi a la vez que permite mirarse mientras se está orientado hacia una dirección propicia.

 Por último, asegúrese de que el aseo no está situado en el sector del Kan de la vida profesional. Éste sería el peor emplazamiento posible para el aseo porque todo el potencial profesional se lo estaría tragando el retrete.

Examine la ruta que toma para ir al trabajo cada día. ¿Está tomando la dirección de la fama (sur), de la prosperidad (norte) que le corresponde? Si no es así, vea si puede variar la ruta de modo que al menos parte de ésta le permita estar enfilando la dirección correcta. La mayoría de las personas trabaja para otros y no puede elegir el emplazamiento del edificio donde trabaja. Pero, si es el dueño de su propio negocio, tendrá algún control sobre el entorno de su trabajo. Como es natural, el mejor edificio para usted es el que esté orientado hacia la dirección de su elemento personal o de su vida profesional.

Normalmente, tendrá algún poder sobre su entorno de trabajo inmediato. Examine detenidamente su oficina. ¿Está en una parte auspiciosa del edificio? (La ubicación óptima es la esquina que se encuentra más lejos de la entrada. Este es el lugar donde normalmente tiene su oficina el dueño o el director. ¿Tiene una forma regular? ¿Se abre la puerta hacia una dirección favorable para usted? Lo ideal sería que la puerta de su oficina estuviera en el sector de la vida profesional. Si no lo estuviera, ¿podría usted realizar unos cambios? ¿Está su escritorio en una buena ubicación? Para ascender en el trabajo, la mejor ubicación es la de los sectores de la vida profesional o de la fama.

Una vez que su mesa esté situada en una buena zona, colóquela de manera que encare otra dirección auspiciosa. Esto significa que sus reflexiones serán adecuadas y que tomará las decisiones acertadas sentado en su escritorio.

Como hay tantas cosas de las que cuidarse, no siempre es fácil encontrar una buena ubicación. Como es natural, debería procurar no sentarse de espaldas la la ventana, pues carecería del apoyo de una pared sólida detrás de usted. Tampoco debe sentarse de espaldas a la puerta, porque podría ser «apuñalado por la espalda». Su silla o escritorio tampoco deben estar directamente bajo una viga descubierta.

Un amigo mío solía sufrir de constantes dolores de cabeza que eran provocados por una viga que tenía sobre su escritorio. En cuanto hubo cambiado la distribución de su oficina los dolores de cabeza desaparecieron completamente.

Si no pudiera aprovechar la dirección más favorable a causa de estos problemas, pruebe con la segunda mejor dirección.

Para mejorar su progreso, coloque un objeto de metal en el sector de la vida profesional de su oficina. Podría ser un carillón metálico, un adorno de oro o de plata, un acuario hecho de vidrio y metal o, simplemente, unas monedas. A un amigo mío le dieron un gran elefante de latón, que su mujer detestaba. El se lo llevó al trabajo y lo puso en el sector profesional y en un plazo de cuatro meses lo ascendieron. Ha sido ascendido varias veces más desde entonces, y ahora su mujer se queja de que le hace más caso al elefante que a ella.

El escritorio debería tener un tamaño suficiente que refleje su posición. En el Feng Shui hay unas dimensiones de buena y mala suerte que están basadas en una unidad de 43,2 cm. Ésta se divide en ocho secciones, cuatro de las cuales dan buena suerte y las otras cuatro mala suerte. Las secciones primera, cuarta, quinta y octava se considera que dan buena suerte. Como es natural, la altura, anchura y longitud de su escritorio deberían tener todas las medidas de la suerte.

Las medidas de la suerte son: entre 0 y 5,4 cm, entre 16,2 y 27 cm, entre 37,8 y 48,6 cm, entre 59,4 y 70,2 cm, entre 81 y 91,8 cm, entre 102,6 y 113,4 cm, entre 124,2 y 135 cm, entre 145,8 y 156,6 cm, y entre 167,4 y 172,8 cm. Por consiguiente, unas medidas buenas para una mesa podrían ser: 82 cm de alto, 150 cm de largo y 90 cm de alto. En Hong Kong se fabrican una gran cantidad de muebles de acuerdo con las medidas de la suerte.

Compruebe los otros muebles de su oficina. Asegúrese de que sus medidas corresponden con las de la buena suerte.

Cuídese de que los estantes de la librería no actúen como flechas envenenadas. Cambie de posición cualquier cosa que tenga uno esquina que apunte hacia usted.

El Feng Shui de su casa es más importante que el de su lugar de trabajo. Sin embargo, si mejora los dos hará que su camino tengo menos obstáculos y sea más fácil de recorrer.